Cómo prevenir la aerofobia

Qué es la aerofobia o miedo a volar y a qué se debe

El miedo a volar o aerofobia es un problema que afecta a una gran cantidad de personas, aunque evidentemente, en cada una de ellas se presenta una intensidad distinta. En cualquier caso, vamos a aprender qué es exactamente, a qué se debe, vamos a aprender a identificar los síntomas, y por supuesto también vamos a trabajar en materia de prevención y de tratamientos y terapias para solucionar el problema en el caso de que esté presente.

Qué es la aerofobia o miedo a volar y a qué se debe

Qué es la aerofobia o miedo a volar

Antes de nada, es muy importante que aprendamos qué es exactamente la aerofobia.

La aerofobia es básicamente miedo a volar, generalmente en avión, el cual se produce por una o diversas causas como vamos a poder ver a continuación.

Causas por las que se produce la aerofobia

Causas por las que se produce la aerofobia

Por norma general se trata de una fobia, aunque hay casos en los que se puede llegar a manifestar a través de otras fobias o grupos de fobias diferentes.

Entre ellas, podemos destacar la acrofobia, que es el miedo a la altura, o la claustrofobia, el miedo a los espacios cerrados, las cuales pueden dar lugar a la aerofobia o miedo a volar.

Seguidamente vamos a ver algunas de las causas por las que se produce el miedo a volar, a través de las cuales podremos conocer mejor el modo a seguir para superarlo incluso por nuestra cuenta:

  • Acrofobia: muchas personas tienen miedo a las alturas, lo cual les motiva el miedo a volar.
  • Agorafobia: de forma popular, se define como miedo a los espacios abiertos, pero hay que entender que la agorafobia va más allá, e incluye el miedo a tener un ataque de pánico en un lugar del que no podemos escapar o que puede llegar a ser embarazoso.
  • Claustrofobia: la claustrofobia se define de forma clara como el miedo a los espacios cerrados.
  • Falta de control: todos estos miedos que estamos viendo, aumentan al no existir un control por nuestra parte.
  • Miedo a la noche: volar durante la noche puede ser también razón de miedo para algunas personas.
  • Miedo a los accidentes: por supuesto, el miedo a tener un accidente de avión es una de las causas principales por las que se tiene miedo a volar, y también es de las menos motivadas, ya que precisamente hablamos del medio de transporte más seguro que podemos elegir.
  • Miedo al agua: volar sobre el agua es también uno de los problemas que afecta a una amplia parte de agorafóbicos, generalmente por el miedo a caer y no poder sobrevivir en el mar.
  • Periodismo: el periodismo es muchas veces responsable de esta situación, y es que tan sólo salen a la luz los casos de accidentes trágicos, lo que hace que parezca que viajar en avión es peligroso, pero si tenemos en cuenta los cientos y cientos de vuelos que se realizan cada día, y todos ellos sin incidencias, nos daremos cuenta de que prácticamente es imposible que tengamos un accidente con este medio de transporte.
  • Terrorismo y piratería: se trata de miedos o fobias que están presentes en más personas de lo que imaginamos.
  • Traumas: traumas previos, generalmente relacionados con los aviones, pueden ser también una causa que fomente el miedo a volar.
  • Turbulencias: las turbulencias pueden ser una razón de miedo, aunque hay que entender que tanto el personal como los aviones, están sobradamente preparados para resistir incluso las más fuertes que podamos imaginar.

Estadísticas del miedo a volar

Estadísticas del miedo a volar

Partimos de la base de que el 29,76% de las personas sufren esta fobia, lo que se traduce en que uno de cada tres pasajeros tiene miedo a volar.

Evidentemente estamos hablando de una cifra muy elevada, lo cual ha dado lugar a la realización de diversos cursos, generalmente organizados por las mismas compañías aéreas, a través de los cuales se ayuda a las personas a superar sus miedos.

Cuáles son los síntomas de la aerofobia

Cuáles son los síntomas de la aerofobia

El miedo a volar se manifiesta en forma de ansiedad, creando sufrimiento e incluso impidiendo que montemos en avión.

En los casos más extremos, se puede llegar a desarrollar el ataque de pánico, o incluso hay casos de personas que, con tan sólo pensar en subir a un avión, pueden llegar incluso a los vómitos.

Cómo prevenir la aerofobia

Cómo prevenir la aerofobia

Las compañías aéreas cuentan con pequeños trucos con los que intentan ayudarnos a superar estos miedos, a que estemos más relajados y más distraídos.

Por ejemplo, suelen emitir vídeos relajantes, o incluso, el personal no dudará en estar a nuestro lado cuando necesitemos superar esta situación, y es que es importante recordar que estamos hablando de profesionales que tratan con esta fobia de forma diaria, por lo que podemos tener la garantía de que no somos los primeros ni los últimos que padecemos este miedo, y que por tanto, existen muchos métodos para mejorar nuestra situación.

Como mencionábamos antes, existen cursos a disposición de todos los que estén interesados, los cuales son organizados generalmente por las compañías aéreas, y tienen como cometido el ayudarnos a dejar atrás el miedo a volar.

En este sentido es muy importante tener en cuenta que estos cursos están especialmente dirigidos al problema de aerofobia como fobia, es decir, no tanto para cuando se produce a partir de otras fobias que padezca el pasajero.

No obstante, al tener numerosos elementos en común, estos cursos suelen ayudar a la gran mayoría, y a todos los que asisten les supone una mejora más o menos sustancial, por lo que son muy recomendables.

En los casos más difíciles, directamente se puede acudir a un psicólogo, el cual indagará para descubrir la verdadera razón por la que se gesta en nosotros ese miedo a volar, lo que permitirá un tratamiento más directo y personalizado.

A continuación, os damos una serie de consejos que os van a ayudar a prevenir el miedo a volar:

  • Escucha música relajante: la música relajante es una forma fantástica de evadirnos. También puede ser interesante el ASMR en estos casos.
  • Evita los asientos de ventanilla: los asientos que están junto a la ventanilla nos pueden aumentar la ansiedad.
  • Evita los pensamientos negativos y claustrofóbicos: piensa en algo que te guste y que sea positivo, como por ejemplo lo bien que lo vas a pasar una vez que llegues a tu destino.
  • Evitar las imágenes de accidentes de aviones: ya sean películas, noticias, imágenes, vídeos, etc., siempre que haya algo relacionado con un accidente de avión, debemos evitar verlo, ya que de esta forma iremos eliminando esas malas imágenes y sensaciones de nuestro subconsciente.
  • Respira lentamente: respiraciones lentas y profundas, esa es la clave para estar relajado. Eso sí, os aconsejamos que aprendáis y practiquéis la respiración abdominal o respiración diafragmática, ya que de esta forma evitaréis la hiperventilación.
  • Viaja acompañado: ya sea con un familiar, amigo, compañero de trabajo, etc., en estos casos viene bien ir con alguien con quien distraernos. Si no vamos acompañados, podemos hablar un poco con el pasajero de al lado.

En cualquier caso, es importante que tengamos muy claro que todo el mundo puede perder el miedo a volar.

Cómo tratar la aerofobia – Tratamientos y terapias

Cómo tratar la aerofobia – Tratamientos y terapias

En primer lugar, es muy importante que el paciente entienda que volar es cada día más seguro, lo cual, si lo sumamos a que ya de por sí es uno de los medios de transporte más seguros, entonces tenemos que la posibilidad de que nos encontremos con una incidencia sea verdaderamente escasa.

De hecho, las estadísticas nos dicen que tan sólo hay una posibilidad de entre un millón de morir en un accidente de avión, lo cual es verdaderamente escaso.

Lo que pretendemos transmitir es que, la mejor forma de tratar el miedo a volar, es a través de la educación.

Por supuesto, también es importante que entendamos las distintas causas o fobias que pueden producir nuestro miedo a volar, ya que no debemos olvidar que cada paciente es un mundo.

De esta forma, se podrá realizar un tratamiento específico que deberá incluir terapias como los cursos que os hemos comentado antes, o incluso, en la actualidad cada vez son más habituales las terapias de realidad virtual, las cuales están demostrando una fantástica efectividad, especialmente porque una de las mejores formas de vencer un miedo es enfrentándose a él.

De hecho, esto es lo que se hace en este tipo de terapia, es decir, enfrentar al paciente a estas situaciones pero con la salvedad de que para ellos existe un control, de manera que irán desarrollando una capacidad mucho más efectiva de superar cualquier tipo de problema que le produzca ese miedo irreflexivo a volar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: