La verdadera historia de la foto de Albert Einstein sacando la lengua

Vota este post

La foto de Albert Einstein sacando la lengua ha sido ampliamente utilizada en libros, revistas, carteles y otros medios para representar su genialidad y personalidad única, aunque cuenta con una historia que es desconocida por la mayoría. Os contamos cómo se realizó esta fotografía y la razón por la que tuvo lugar.

La verdadera historia de la foto de Albert Einstein sacando la lengua

Cómo surgió la foto de Albert Einstein sacando la lengua

La famosa fotografía de Albert Einstein sacando la lengua es una imagen icónica que ha sido ampliamente difundida y reconocida en todo el mundo. Fue tomada el 14 de marzo de 1951 por el fotógrafo Arthur Sasse en el cumpleaños número 72 de Einstein en el Instituto de Estudios Avanzados en Princeton, Nueva Jersey, Estados Unidos.

La historia detrás de esta foto es interesante y divertida. Durante la celebración de su cumpleaños, los fotógrafos y periodistas estaban ansiosos por obtener una imagen de Einstein sonriendo o posando de manera más formal. Sin embargo, Einstein estaba cansado de las constantes solicitudes de fotografías y ya no quería sonreír para las cámaras.

Cuando se le pidió que sonriera para una foto, Einstein decidió hacer algo completamente diferente y espontáneo. En lugar de sonreír, decidió sacar la lengua de manera juguetona hacia los fotógrafos. Arthur Sasse, que estaba presente en ese momento, capturó ese instante irreverente en una fotografía que se ha convertido en un símbolo del carácter travieso y único de Einstein.

La imagen ha sido ampliamente interpretada como una representación de la personalidad excéntrica y lúdica de Einstein, un genio conocido por su mente brillante y su sentido del humor peculiar. La fotografía ha perdurado en la cultura popular y se ha utilizado en numerosos contextos para representar el ingenio y la creatividad.

La opinión de Einstein acerca de la fotografía

Aunque en un principio Albert Einstein no estaba satisfecho con la fotografía en la que aparece sacando la lengua, con el tiempo terminó aceptando su popularidad y reconoció su valor como un retrato divertido de su personalidad excéntrica.

Cuando Arthur Sasse, el fotógrafo, le ofreció una copia de la imagen, Einstein pidió que no se publicara, ya que no quería que se lo identificara constantemente con esa imagen irreverente. Sin embargo, la fotografía se filtró y se hizo pública, y rápidamente se convirtió en un símbolo icónico de su personalidad y genialidad.

A pesar de su inicial reticencia, Einstein llegó a aceptar la popularidad de la imagen y su uso en diversos contextos. Se dice que más tarde incluso solicitó nueve copias de la fotografía para compartirlas con amigos cercanos y familiares.

En última instancia, la fotografía de Einstein sacando la lengua se ha convertido en un símbolo de su carácter juguetón y su humor peculiar, y es recordada como una representación de su individualidad y genialidad. Aunque él fue un científico serio y profundo, esta imagen captura un momento espontáneo y lúdico que ha quedado para siempre en la memoria colectiva.

Sin duda alguna se trata de una anécdota curiosa y muy interesante que queríamos compartir con vosotros, y ya sabéis, si os gustan las curiosidades, os aconsejamos echar un vistazo al apartado de curiosidades de la página donde iremos publicando algunas de las más llamativas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.