Historia del código Postal

Vamos a conocer algunos de los detalles más destacados de la historia del código postal, y es que esta numeración cuenta con algunos datos interesantes que seguramente os llamarán la atención.

Historia del código Postal b

El origen del código postal

El código postal nace en Ucrania en el año 1932, una idea original y muy efectiva que pronto sería abandonada, ya que siete años más tarde, en 1939, dejó de ser utilizado en el país.

Sin embargo, Alemania supo ver el potencial de esta idea, por lo que en 1941 decidió implantarlo en el país, y no sería hasta 17 años después que comenzaría a extenderse por otros como Argentina en el año 1958, en el Reino Unido un año después, en Estados Unidos en 1963 y en 1964 en Suiza.

Cabe destacar que este sistema, desde sus orígenes, mayoritariamente funciona a través de un código formado por dígitos, pero en algunos casos podemos encontrar una mezcla de dígitos y letras, pero en cualquier caso, se trata de un sistema en el que la mayoría de los servicios de correos del Estado utiliza en casi todo el mundo.

Los países sin código postal

Otro aspecto interesante es el hecho de que, a día de hoy, hay países que todavía no han implantado el código postal, pero cabe destacar que no se debe a que consideren poco útil el sistema, sino debido a que hablamos de territorios que en general cuentan con una extensión reducida, razón por la cual el uso del código postal en principio no tendría mucha razón de ser.

Algunos de estos países y regiones son Gibraltar, Irlanda y Hong King, pero hay otros muchos y siempre con esa característica, es decir, contar con poca superficie.

La estructura del código postal

Como comentábamos antes, en la mayoría de los casos, el código postal está conformado por una serie de números, pero ocasionalmente también incluye una serie de letras combinadas.

Historia del código Postal b

En cada país encontramos una estructura diferente (tanto del código en sí como del lugar en que se localiza), aunque a menudo podemos ver diversas semejanzas como por ejemplo en Europa, donde el código postal se introduce en la mayor parte de los casos justo antes de la ciudad, salvo en los países anglófonos donde se introduce al final de la dirección.

Otro detalle llamativo es que, en la mayor parte de los casos, el código postal está compuesto por un total de cinco cifras, pero por supuesto este también es un detalle que puede ir variando de un país a otro, además de que en ocasiones también suele incluir, generalmente precediendo, el código del país.

Pero, los códigos postales, ¿tan sólo limitan zonas geográficas?

Su principal uso es ese, el de delimitar determinadas zonas para simplificar la localización, pero en cualquier caso hay que tener en cuenta que también hay situaciones especiales que deberemos considerar como el hecho de que algunas instituciones como pueden ser organismos oficiales, cadenas televisivas o incluso empresas de gran envergadura entre otros, pueden llegar a utilizar un código postal propio, eso sí, siempre y cuando reciban grandes cantidades de correo, ya que de esta forma se simplifica la organización.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.