Conoce la historia de la casa encantada de Amityville

Conoce la historia de la casa encantada de Amityville

Es muy probable que en alguna ocasión hayáis oído hablar de la historia de la casa encantada de Amityville, y es que hablamos de una leyenda que durante muchos años se ha extendido a lo largo de todo el mundo, dando a conocer la experiencia de dos familias en una de las poblaciones de Estados Unidos más conocidas precisamente por los fenómenos paranormales que se han experimentado en este lugar.

Conoce la historia de la casa encantada de Amityville
Ronald DeFeo

La masacre de la casa encantada de Amityville

Antes de ser conocida como la casa encantada de Amityville, simplemente era una casa más en esta población que amanecía y anochecía con la normalidad en que amanecen y anochecen todas las poblaciones.

Sin embargo, algo había diferente en ella, algo hacía intuir que, años después, en su interior se iba a producir una de las peores masacres que nunca habrían imaginado los vecinos del lugar.

Ronald DeFeo, el hijo mayor de la familia, sería el autor de los hechos, y las víctimas, su padre, su madre y sus cuatro hermanos.

Los asesinatos tuvieron lugar en el momento en el que todos dormían plácidamente en las camas, concretamente el 13 de noviembre de 1974 sobre las 3:15 horas de la madrugada.

El joven, de tan sólo 23 años, también era conocido como Ronnie y como Butch, y utilizó un fusil de gran calibre para matarlos a todos.

Disparo a toda su familia en la espalda salvo a su madre, la cual disparó en la cabeza.

En total fueron seis víctimas, el padre, Ronald DeFeo, de 44 años, la madre, Louise DeFeo de 43 años, su hermano Dawn de 18 años, su hermana Allison de 13 años, su hermano Mark de 12 años y su hermano John de nueve años.

Una vez realizada la matanza, metió en una funda de almohada su ropa manchada de sangre, la funda del fusil y varias balas, y lo tiró todo por una alcantarilla que estaba llena de hojas secas.

A continuación, se fue a un bar, conocido por aquel entonces como The Witches’ Brew, y le dijo a Joe Yeswit, un joven que trabajaba en el bar, que alguien había disparado a sus padres.

Ambos se dirigieron a su casa llamaron a la policía, diciendo que había habido un tiroteo.

Cuando llegó la policía, entraron en la casa y encontraron los seis cuerpos sin vida.

Para entonces, Ronald ya era el principal sospechoso de la matanza, y al someterse al interrogatorio, dijo que ese día había salido más temprano a trabajar para poder adelantar el trabajo que había acumulado, pero evidentemente la hora de la muerte no encajaba, por lo que falló su coartada y fue arrestado para someterlo a un juicio.

Llegó un momento en el que Ronald DeFeo no pudo seguir amparándose en esta coartada, de manera que dijo que en la casa escuchaba unas voces que le obligaron a hacerlo.

Esto evidentemente resultó absurdo para los asistentes al juicio, muy especialmente porque se trataba de un joven que ya contaba con un historial delictivo y que también era adicto a las drogas.

Finalmente fue condenado a cadena perpetua sin libertad condicional.

No obstante, en el presente se piensa que es posible que la matanza fuese premeditada por la mafia, la cual había prestado ayuda Ronald DeFeo para que la llevase a cabo.

Tras la masacre, la casa vuelve a ponerse a la venta

Conoce la historia de la casa encantada de Amityville

Después de los asesinatos, la casa se puso a la venta a través de la inmobiliaria Conkin que se encontraba ubicada en Masssapequa Park.

Su precio era de 80.000 $, muy bajo teniendo en cuenta que se trataba de una vivienda que se encontraba en zona residencial, junto al mar, con tres plantas que incluían seis dormitorios, un gran cuarto de estar, un comedor de considerables dimensiones, un atrio cerrado, tres baños, garaje para dos coches, piscina con agua Cardiff pactada, un sótano completo y una gran despensa.

La familia Lutz, los nuevos habitantes de la casa

Conoce la historia de la casa encantada de Amityville
George Lutz y Kathy Lutz

A la inmobiliaria acudió George Lutz, un joven de 30 años y padre de familia que buscaba, junto a su esposa Kathy Lutz, una vivienda que cumpliese con sus exigencias, las cuales básicamente eran que estuviese entre los 30.000 $ y los 50.000 $ como máximo, y que además estuviese cerca del mar puesto que George tenía la intención de trasladar ahí su oficina desde la cual gestionaba su propia empresa topográfica William H. Parry Inc.

antes de realizar la compra, acudieron acompañados por una vendedora de la inmobiliaria para poder conocer la vivienda en persona.

Observaron que tenía un gran jardín, tres plantas y cumplía con todas las exigencias de la familia salvo en el precio.

Además, contaba con unas vistas magníficas, aunque en ese mismo instante se dieron cuenta de que todas las ventanas que apuntaban a la casa del resto de viviendas colindantes, estaban cerradas, mientras que esas mismas viviendas tenían abiertas el resto de ventanas que daban a otras zonas.

Pese a que se trataba de una casa asombrosa y que su precio era de 80.000 $, tenían dudas ya que pensaban que se trataría de algún tipo de error.

Sin embargo, la vendedora procedió en el mismo instante a contarles la historia de la matanza de los DeFeo, lo cual no preocupó a esta pareja que finalmente tomaron la decisión de llevar a cabo su compra.

Los sucesos que ocurrieron los 28 días que los Lutz vivieron en la casa encantada de Amityville

Desde el primer día, según decían los Lutz, se vivieron extrañas experiencias en la vivienda, las cuales fueron acrecentando con el paso de los años.

Missy empieza a comportarse de forma extraña

El primer suceso lo experimentó Kathy, cuando subió al piso de arriba y encontró a Missy en el cuarto de costura.

Si que la pequeña se diese cuenta, su madre la observaba, y vio que se dirigió a su cama mirando por la ventana, momento en el que dijo “¿No es hermosa la nieve, Jodie?”.

En ese momento, la madre le preguntó qué con quien hablaba, y ella le dijo que con un cerdito amigo suyo que se llamaba Jodie y que tan sólo ella podía ver.

La madre mandó a dormir a la pequeña, y se fue acostar con su marido y los niños.

George se levantó a las 3:15 de la madrugada y se asomó por la ventana, observando que las puertas de la caseta de la despensa estaban abiertas.

Estaba convencido de que las había cerrado antes de dormir, pero bajo de nuevo para cerrar las y, al volver, vio a su hija en la ventana, y detrás de ella había un cerdo de grandes dimensiones.

Subió rápidamente las escaleras y fue al cuarto de la niña, donde la pequeña todavía estaba durmiendo y, por supuesto, no había ningún cerdo.

Los ojos rojos de la sala de estar

Mientras los niños dormían, George y Kathy estaban frente a la chimenea hablando de las cosas extrañas que ocurrían en el entorno de la vivienda.

Conoce la historia de la casa encantada de Amityville

Mostraban su preocupación y, en un momento, Kathy se levantó para abrazar a George, y en ese instante se echó las manos a la cara y tirito.

George se giró y vio que por la ventana vio unos ojos rojos que les observaban.

Cuando salió no había nadie, pero pudo ver las pisadas de un cerdo que calculaba que al menos pesaría 100 kg.

Jodie, el ser demoníaco con forma de cerdo

En otra ocasión, Missy se encontraba en su habitación canturreando cuando su madre entró y vio que la mecedora se estaba moviendo sola.

De nuevo, la madre preguntó a la niña que con quien hablaba, a lo cual, la pequeña volvió a responder que con Jodie, y en ese momento señaló hacia la ventana.

En ese instante, la madre vio un cerdo gigante que emitió un horrible gemido.

Kate y empezó a gritar y George subió hasta la habitación.

Al entrar, el marido también vio al cerdo por lo que cogió una silla que estaba en el cuarto y la arrojó por la ventana intentando darle al animal.

En ese momento, el cerdo empezó a gritar y se fue corriendo por la nieve.

La habitación roja y la tumba de los cerdos

Dentro de la casa, más concretamente en el sótano, había una habitación secreta que no aparecía en los planos de la vivienda.

Tenía aproximadamente 1,20 m por 1,50 m, y estaba completamente pintada de rojo, incluyendo no sólo las paredes sino también el techo y el suelo.

En el suelo de esta habitación, había una tapadera que daba lugar a un pozo que desprendía muy mal olor.

Tiempo después, George se enteró de que Ronald DeFeo se dedicaba a sacrificar cerdos y otros animales en esta habitación y los tiraba dentro del pozo.

Levitaciones en la casa poseída de Amityville

En varias ocasiones, la nueva familia de la casa encantada de Amityville decía haber experimentado levitaciones.

Ocurrió en tres noches consecutivas cuando, al despertar George, pudo ver a su mujer flotando encima de la cama.

El primer día, la mujer tenía el rostro de una mujer de 80 años, pero las arrugas fueron desapareciendo en las siguientes horas.

El segundo día, apareció con quemaduras que iban desde la parte de abajo del techo hasta el pubis, las cuales le dolía.

Del tercer día no parece que haya datos más que la levitación.

Los sueños de Kathy sobre la muerte de su familia

También ocurrió en varias noches que Kathy soñó que toda su familia era asesinada con un rifle por la noche.

En otras ocasiones soñaba que una mujer desconocida mantenía relaciones sexuales con George, hasta que descubrió que esa mujer con la que soñaba era en realidad Louis DeFeo, la cual al parecer había tenido un amante secreto.

El perfume de Amityville

En un par de ocasiones, Kathy también llegó a oler un perfume dentro de la casa, y sentía que alguien se apoyaba con delicadeza en uno de sus hombros y le cogía de forma suave por la cintura.

Evidentemente, al darse la vuelta, no había nadie.

Conoce la historia de la casa encantada de Amityville

En otra ocasión, también empezó a oler el olor del perfume y notó cómo dos personas le estaban presionando, pero esta vez era con algo más de agresividad.

Desaparece el dinero de la boda de Jimmy

Cuando el hermano mayor de Kathy, Jimmy, se iba a casar con su novia Carey, fueron a visitar a George y Kathy a la casa que tenían en Amityville.

Una vez que entraron dentro, le pidieron a George que guardaban un sobre que llevaban con 1500 $ para la luna de miel, de manera que el anfitrión lo dejó sobre la mesa de la cocina.

Se sentaron en la sala de estar y, al volver, es sobre había desaparecido, y lo cierto es que nunca aparecería.

Carey ve un niño a sus pies

Después de disfrutar de la luna de miel, Jimmy y Carey pasaron una noche en la casa de los Lutz de Amityville.

Fueron acomodados en la cama de la hija pequeña, mientras que la pequeña se trasladó a otra habitación.

Carey se despertó de forma brusca por la noche, pegando un fuerte grito, el cual despertó al matrimonio que estaba durmiendo en otra habitación y, al llegar, vieron que la pareja se estaba abrazando, y ella tenía la cara horrorizada.

Según contó la joven, había visto un niño que estaba sentado en la silla de enfrente, y que le había estado tocando los pies.

También le había pedido ayuda porque se encontraba muy enfermo.

Jimmy intentó tranquilizar a la mujer diciéndole que tan sólo había sido una pesadilla, pero en ese momento George tocó la silla donde supuestamente había estado sentado el pequeño, y estaba caliente.

Contratan los servicios de Francine

Debido a todos los sucesos que habían experimentado dentro de la casa, se pusieron en contacto con Francine, una mujer médium que decía tener poderes sobrenaturales.

Cuando esta joven entró a la cocina, notó el olor a perfume, lo cual sorprendió a Kathy puesto que nunca había contado a nadie de las experiencias que había tenido en esta estancia de la casa.

Además, también dijo que había un anciano y una anciana que posiblemente serían anteriores dueños de la casa, o incluso, dos personas que, después de morir, habían decidido alojarse en esta nueva vivienda.

Una vez que se encontraba en el sótano, les dijo que pensaba que se había sido un lugar de entierro, ya que notaba que debajo del suelo había gente enterrada, y que muy posiblemente parte de ella habría sido asesinada.

Conoce la historia de la casa encantada de Amityville

Posteriormente fue al primer piso y se acercó al cuarto de costura, donde se negaba a entrar, y lo mismo le ocurrió al acercarse al cuarto de Missy, donde decía que había una gran cantidad de energía negativa.

Notaba varias corrientes de aire frío, y una vez que finalizó su recorrido por la casa, se marchó rápidamente diciéndoles que nunca en la vida volvería a entrar.

 Los váteres aparecen manchados

Después de hacer las compras de Navidad, Kathy volvió a casa y entró en el cuarto de baño, donde pudo ver que los padres estaban recubiertos de una mancha negra y olía de forma nauseabunda.

De hecho, era imposible quitar con ningún tipo de producto de limpieza la mancha, aunque al final acabo desapareciendo por su cuenta.

La gelatina de las paredes y puertas

En los últimos días en los que la familia permaneció en la casa encantada de Amityville, pudieron experimentar otros sucesos como una gelatina verde que salía de las paredes y de las cerraduras de la puerta.

Limpiaban la sustancia pero volvía a salir de nuevo.

De hecho, posteriormente los parapsicólogos que buscaron pruebas en la vivienda, afirmaron que aquello era ectoplasma.

Los casos de poltergeist

Durante todos estos meses, también hubo varios casos de poltergeist con puertas y ventanas que se abrían y cerraban solas, música que no se sabía de dónde procedía y que simulaba un desfile militar, muebles que se movían, figuras y adornos que cambiaban de lugar, etc.

De hecho, a George una vez le llegó a morder un león de porcelana que tenían en casa.

El Padre Pecoraro y los sucesos extraños

El Padre Pecoraro era un sacerdote, juegue y psicólogo que ejercía sus tres profesiones alternando entre ellas.

Según cuenta la historia, gracias a sus conocimientos no llegó a perder la cabeza en la casa encantada de Amityville.

Según afirman, el Padre no quiso volver nunca más por las agresiones que había sufrido, con heridas y grandes ampollas que se asemejaban a estigmas.

De hecho, también acabó enfermando de neumonía y le duró hasta pocos días después de que la familia abandonase el lugar.

En una de sus experiencias, llegó a sufrir un ataque demoníaco manifestado por fuertes olores a excrementos, lo cual atribuiría a la presencia demoniaca en la casa.

También sufrió levitaciones y otras experiencias que, finalmente, le hicieron huir del lugar y comunicar a la familia que no quería volver a tener nada que ver con nada relacionado con dicha casa.

Jay Anson relata los fenómenos en el libro “El horror vuelve a Amityville

Conoce la historia de la casa encantada de Amityville

Jay Anson fue el que se encargó de escribir y relatar los fenómenos sufridos por la familia Lutz en la casade Amityville durante los 28 días en los que estuvieron viviendo en ella.

En total escribió 25 capítulos donde Jones y Kathy explicaban paso a paso todo lo sufrido, además de que las conversaciones también fueron grabadas en una cinta magnetofónica para conseguir que el trabajo fuese completo.

Todo resulta ser un pacto entre Anson y los Lutz

Sin embargo, todo acabó resultando ser un fraude, y de hecho, la única relación que existió de la familia con el Padre Pecoraro fue una vez en la que el religioso se comunicó con la familia a través de una llamada en la que Kate y le explicó la levitación que había sufrido, pero este hombre jamás se acercó a la casa de Amityville ni realmente vivió nada relacionado con ella.

También se pudo comprobar que no se había realizado ninguna de las llamadas a la policía que los Lutz afirmaron haber hecho.

Pero lo que verdaderamente hizo que el fraude se desmantelase fue que el abogado William Weber, después de que George Lutz no cumpliese con el pacto que había entre ellos dos, acabó declarando que Ronald DeFeo había hecho un trato con Jay Anson y con los Lutz para mentir y crear falsas apariciones y sus tesoros demoniacos en la vivienda.

Por una parte, los Lutz y Jay Anson ganarían importantes cantidades de dinero, mientras que Ronald DeFeo conseguiría que su pena se redujese.

Posteriormente, el matrimonio fue sometido al detector de mentiras en el programa Good Morning America, donde supuestamente se detectó que decían la verdad.

No obstante, también se pudo demostrar que nunca existió ningún hombre llamado John Catchum que llegase de Salem, además de que Ronald DeFeo llegó a mostrar posteriormente una carta escrita por Ric Osuna, el autor de The Night the DeFeos Died, donde le decía que podían modificar todo lo que quisiesen del manuscrito original.

Posteriormente, la casa fue adquirida por James Cromarty y Bárbara Cromarty, los cuales demandaron a la familia Lutz y a Jay Anson por difamación, ya que a raíz de la novela, una gran cantidad de personas empezaron a visitar la vivienda, con las molestias que esto les ocasionaba.

De hecho, ni la familia Cromarty ni las demás familias que posteriormente vivieron en la casa encantada de Amityville, llegaron a experimentar en ningún momento nada que se asemejase a un fenómeno paranormal.

1 comentario en “Conoce la historia de la casa encantada de Amityville”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: